ABONOS ORGÁNICOS SÓLIDOS I VERMICOMPUESTO (PARTE I)

¿QUE ES LA LOMBRICULTURA?

 

lombrices-granja-ecologica

 

 

 

 

 

 

Se entiende por Lombricultura las diversas operaciones relacionadas con la cría y producción de lombrices, y el tratamiento, por medio de éstas, de residuos orgánicos para su reciclaje en forma de abonos y proteínas.

Es una tecnología basada en la cría intensiva de lombrices para la producción de humus a partir de un sustrato orgánico. Es un proceso de descomposición natural, similar al compostaje, en el que el material orgánico, además de ser atacado por los microorganismos (hongos, bacterias, actinomicetos, levaduras, etc.) existentes en el medio natural, también lo es por el complejo sistema digestivo de la lombriz.

En el intestino de la lombriz ocurren procesos de fraccionamiento, desdoblamiento, síntesis y enriquecimiento enzimático y microbiano, lo cual tiene como consecuencia un aumento significativo en la velocidad de degradación y mineralización del residuo, obteniendo un producto de alta calidad.

CLASIFICACIÓN DE LAS LOMBRICES

Los lumbrícidos se encuentran entre los seres con mayor éxito adaptativo. Su origen se sitúa en el precámbrico, hace 700 millones de años. Existe un gran número de familias, especies y subespecies que han ido ocupando mares, lechos lodosos de lagunas y las capas superiores de casi todos los suelos del planeta.

Desde el punto de vista ecológico, los gusanos de tierra pueden dividirse en tres grandes grupos:

EPÍGEAS: viven sobre la superficie del suelo, se alimentan de materia orgánica y producen humus.  Los peligros a los que están expuestas – depredación, inundaciones, frío, incendios, escasez de comida- les hizo desarrollar una serie de adaptaciones para sobrevivir como: alta reproducción para compensar las pérdidas poblacionales, buen apetito para aprovechar al máximo las ocasionales fuentes de comida (hojas secas, estiércol), capullos resistentes para preservar los huevos del desecamiento.

ENDÓGEAS: son las más conocidas, viven dentro del suelo, cavan galerías horizontales y, comen y defecan tierra.

Se alimentan de productos que eliminan las raíces y materia orgánica arrastrada hacia la profundidad por las lluvias o por otros gusanos e insectos. Al evolucionar en un medio más estable su tasa de reproducción es baja y no desarrollaron pigmentos protectores.

ANÉCICAS: viven dentro del suelo, cavan galerías verticales y durante  la noche suben a la superficie del suelo alimentándose de materia orgánica.

Es sin duda el grupo más conocido y estudiado. Cava galerías en forma de “U” donde pasa la mayor parte del tiempo. Por las noches se asoma a mordisquear restos vegetales arrastrándolos al fondo para devorarlos junto con partículas de tierra.
Los anécicos cumplen un papel muy importante en la aireación y acondicionamiento del suelo (desmenuzamiento, neutralización del pH, aporte de bacterias), dejando esos típicos montículos que muchos confunden con hormigueros.
Estos tres grupos se reparten los recursos disponibles. La mayor parte de lo que ingieren los endogeos es mineral, con los epigeos la relación se invierte: su alimentación es casi exclusivamente orgánica. Los anécicos tienen una dieta combinada.

Para efectos prácticos se pueden dividir las lombrices en dos grupos a saber:

Las lombrices silvestres o comunes

Lombrices domésticas

La Lombriz Silvestre o Común

Se trata de un animal silvestre que se ubica preferentemente en lugares húmedos, en las huertas, en los bosques, en los depósitos de residuos orgánicos, entre otros.
No se puede producir en cautividad.

La vida media de esta lombriz es de 4 años aproximadamente.
Se acopla cada 45 días y de cada huevo nacen máximo 4 lombricitas.
Mide de 12 a 20 centímetros. Sus carnes son blandas y flácidas. Es un animal de movimientos lentos.
El refugio o túnel en que vive puede alcanzar profundidades de 2.30 hasta 2.50 metros, debido a la búsqueda constante de una temperatura óptima en su hábitat, acorde con sus exigencias vitales.
Prefiere vivir en terrenos arcillosos o arenosos donde la humedad oscile alrededor de 40 a 45% y la temperatura sea de unos 10 a 12 °C.
Este tipo de lombriz deposita sus deyecciones sobre la superficie del terreno.

La Lombriz Doméstica

Las razones en que se fundamenta la mayor rentabilidad que origina la explotación de la esta lombriz roja, son las siguientes:
Longevidad: vive aproximadamente unos 16 años.

Proliferación: la lombriz roja puede llegar a producir hasta 1.500 lombrices anualmente.

Deyecciones: el abono producido tiene una riqueza en flora bacteriana de prácticamente el 100% con 2 billones de colonias de bacterias activas por gramo de humus producido.
Se la conoce como Lombriz Roja Californiana porque fue en el Estado de California, E.E.U.U. donde se descubrieron sus propiedades para el ecosistema y donde se instalaron los primeros criaderos.

Clasificación Zoológica

Reino Animal
Tipo Anélido
Clase Oligoqueto
Orden Opistoporo
Familia Lombricidae
Género Eisenia
Especie E. foetida

 

La Lombriz Roja Californiana.

lombrices 1

 

 

 

 

 

Muy pocas de las especies de lombrices existentes en el mundo pueden ser explotadas o producidas en cautiverio.

Siendo las lombrices animales migratorios por excelencia, era necesario, para desarrollar la lombricultura, que su hábito fuera modificado, lo cual se logró luego de más de 14 años de trabajo investigativo. Hoy día, su hábito sedentario permite mantenerla en cautiverio y poder realizar un proceso industrial en el que no solamente se la pueda mantener en un criadero sin que se fugue, sino que adicionalmente ya tiene la capacidad de vivir en altas densidades, sin que se alteren sus efectos conductuales.
Dentro de las lombrices domésticas, pueden considerarse como las más versátiles y rentables las Lombrices Rojas de California, conocidas por los lombricultores como lombrices rojas californianas.
De las más de 8.000 especies conocidas de lombrices, aproximadamente 2.500 han sido clasificadas y solamente tres de ellas han podido ser domesticadas, siendo Eisenia foetida la más conocida y la utilizada en más del 80% de los criaderos del mundo.

Características Morfológicas

Es de color rojo oscuro. Cuerpo alargado, cilíndrico, achatada ventralmente, puntiaguda en los extremos.

Mide de 6 a8 cm. de largo, de 3 a 5 milímetros de diámetro y pesa aproximadamente 1 gramo al llegar al estado adulto. Ingiere diariamente una cantidad equivalente a su peso, de la cual expele en forma de humus el 60% y el 40% restante lo utiliza para su sustento.

Respira a través de su piel.
La lombriz está dotada de un sistema digestivo que comprende: boca, faringe, esófago, buche, molleja, intestino y ano. La boca es sólo un orificio con una cavidad. No posee dientes por lo cual debe chupar o succionar la comida.

El sistema digestivo de la lombriz permite neutralizar la acidez de los residuos que come, posee glándulas calcáreas que segregan carbonato cálcico. Esta característica hace que el material de Humus resultante tenga un pH cercano a la neutralidad, que incluso actúa como corrector de suelos ácidos.

Es impresionante el desarrollo táctil de las lombrices. Con dicho sentido, sabe encontrar a su semejante para ejercer la cópula, detecta peligros, evita sustancias irritantes y selecciona alimentos.

No poseen ojos ni oídos, pero perciben la luz gracias a una serie de células fotosensibles diseminadas por la piel. Eso hace que al percibir la luz del sol, se apuren para esconderse ya que pueden morir rápidamente al quedar expuestas a la luz.

La sangre está constituida por un plasma líquido de color rojo, circula por medio de vasos sanguíneos con capilares. Las lombrices bombean su sangre por dos grandes conductos ubicados uno en su vientre y otro en el dorso, que se interconectan con vasos menores para irrigar el resto del cuerpo.
No existe un sistema respiratorio organizado. El oxígeno absorbido a través de la piel es transportado por el plasma a los tejidos donde se lleva a cabo el intercambio de gases: oxígeno y bióxido de carbono. Los productos de deshechos los elimina a través de nefridioporos.
Posee un cordón nervioso central ramificado en cada ramita (anillo), que comprenden fibras sensitivas y motoras que llevan impulsos procedentes de la epidermis y lo contrario.

lombrices 5

 

 

 

 

 

 

 

 

El sistema muscular  está muy desarrollado tanto  en sentido longitudinal  como en sentido  perimetral (circular), permitiendo a este maravilloso ejemplar, efectuar   cualquier tipo de movimiento. Su cuerpo está dotado  de una serie de   anillos que  le permiten adherirse (clavarse) en el suelo, estirarse   y encogerse  para realizar  los desplazamientos.

El sistema excretor está compuesto por órganos pares localizados en todos los segmentos corporales a excepción del primero y del último. Estos órganos excretores son los metanefridios.

Reproducción

Las lombrices son hermafroditas: poseen tanto órganos femeninos como masculinos, sin embargo, esto no implica la existencia de autofecundación, por lo cual los individuos deben aparearse para intercambiar sus gametos.

El sistema reproductor masculino está formado por dos pares de pequeños testículos con un conducto deferente que comunica con el poro masculino y dos vesículas seminales. Su situación es anterior, muy cerca de la boca. Los espermatozoides maduros son descargados durante el acoplamiento.

El sistema reproductor femenino comprende, un par de ovarios que comunican al exterior con los oviductos, y los receptáculos seminales en los que se almacenan los espermatozoides recibidos durante la cópula, hasta el momento de la fecundación. Este aparato se encuentra en una posición relativa posterior al aparato genital masculino.

Lombrices maduras sexualmente.

 

lombrices 2

 

 

 

 

 

 

 

La lombriz vive aproximadamente 16 años, durante los cuales se acopla regularmente entre 7 y 10 días, luego de que adquiere la madurez sexual y si la temperatura y la humedad del medio son de su agrado. Con este mismo intervalo deposita una cápsula o huevo con un contenido que fluctúa entre 2 y 20 embriones.
La lombriz Roja Californiana alcanza la madurez sexual a los 3 meses de edad, cuando aparece el clitelium; que es un anillo de mayor diámetro que el resto del cuerpo situado aproximadamente a la altura de su primer tercio, si se considera la longitud total de la lombriz. Son adultas a los siete meses.

Dos lombrices en fase de acoplamiento giran en sentido opuesto la una de la otra, de esta manera, pueden contactar el aparato genital masculino de una con el aparato genital femenino de la otra.

Así, en cada acoplamiento, una lombriz recibe el esperma de la otra y lo retiene en su propio aparato genital femenino hasta la fecundación.

El apareamiento puede realizarse de día o de noche y requiere de dos a tres horas.

La fecundación se efectúa a través del clitelium, cuyas glándulas producen el huevo o cápsula, ésta tiene un color amarillo verdoso, con unas dimensiones aproximadas de 2-3 por 3-4 mm, no siendo por lo tanto redonda sino teniendo una forma parecida a una pera muy pequeña, redondeada por una parte y acuminada por la otra. Por esta última, emergen las lombricitas, terminado el periodo de incubación.

 

Cocones o huevos de lombriz

lombrices 4

 

 

 

 

 

 

Como resultado del acoplamiento, se producirán por lo menos dos capullos (cocoon, del inglés) o cápsulas (uno de cada lombriz). Estas cápsulas se abrirán al cabo de 14 a 21 días, según la temperatura del medio donde se ubiquen.

Crecimiento y Desarrollo

Terminado el período de incubación, después de 14 a 21 días, dependiendo del manejo y control que se le haya dado al lombricultivo en especial de la temperatura, las crías rompen la envoltura de la cápsula que ha adquirido un color más oscuro, pudiendo nacer de cada huevo entre 2 y 21 pequeñas lombrices. Al nacer, el grupo de pequeñas lombrices son de color blanco y miden 4mm aproximadamente.

Las recién nacidas permanecen en la parte profunda del sustrato y después se desplazan hacia la superficie en busca de alimento fino. A los  5 ó 6 días  adquieren una tonalidad  rosa y miden 7mm. Entre los 15 y 20 días toman una coloración roja y miden de 12 a15 mm. A los 90 días miden 3 centímetros, se tornan de color rojo oscuro y se parecen fenotípicamente a sus progenitores.

Desde el mismo momento de su nacimiento, las lombrices son autosuficientes; comen solas y únicamente necesitan para sobrevivir que el sustrato donde se encuentran sea lo suficientemente húmedo y tierno para ser perforado por su minúscula boca.

Una lombriz bien alimentada, con un lecho en óptimas condiciones, produce una cápsula cada 7 a 10 días, que demora en incubación de 14 a 21 días y de la que pueden nacer en promedio 12 lombrices.

Lombricita emergiendo de la cápsula

lombices 6 naciendo

 

 

 

 

 

 

 

Razones Válidas para la Lombricultura

  1. Decidimos nosotros el alcance de la inversión.
  2. Se puede fraccionar el cultivo.
  3. No se necesitan grandes terrenos para su explotación.
  4. No se requieren materiales especiales para la construcción del módulo o criadero y se puede utilizar cualquier material de la finca.
  5. Se puede empezar cuando se quiera, incluso combinando la lombricultura con otras actividades agrícolas o ganaderas.
  6. Usted decide hasta donde se puede ampliar.
  7. Los costos de instalación son bajos.
  8. El capital invertido se valoriza.
  9. No demanda horarios fijos de trabajo.
  10. El humus o abono es de fácil manejo y utilización.
  11. La lombriz es útil en el reciclaje de materiales orgánicos en la finca, evitando así la contaminación de aguas y suelos porque es un transformador de basuras.

Principales Ventajas de la Lombricultura

  1. Producir humus o lombrinaza con el fin de:
  1. Mejorar la textura y estructura del suelo
  2. Sustituir la fertilización química
  3. Activar los procesos biológicos del suelo
  4. Aumentar las defensas contra plagas y enfermedades en las plantas
  5. Para la alimentación de animales, ya sea viva o procesada en harina
  6. Para la alimentación humana
  7. Para carnada de pesca
  8. Obtención del fluido.

LA CRIA DE LOMBRICES

Métodos de Cría

Hay diversos métodos para criar lombrices: desde la utilización de tolvas, tanques y cajones de madera o plásticos, hasta fosas cavadas en campo abierto.

En general, podemos decir que la lombriz roja californiana (Eisenia Foétida) puede criarse en cualquier lugar. Lo más común es el criadero al aire libre, haciendo cunas de 1 a2 m de ancho por el largo que técnicamente sea el más adecuado y que facilite las labores.

Una cuna no es más que un espacio rectangular delimitado por maderas, ladrillos, bloques de cemento o cualquier elemento que sirva de contención. Pero tampoco esto es imprescindible, puesto que se puede simplemente apilar el alimento sobre el suelo e introducir en él las lombrices.

Las formas de cultivo pueden ser:

ü  Explotaciones familiares (en pequeña escala)

ü  Explotaciones industriales (en gran escala)

Para cada uno de los casos el lombricultor debe tener presente los objetivos de la explotación. Si desea producir carne o humus o si pretende utilizar a la lombriz en una acción ecológica para la transformación de residuos industriales y urbanos, debe determinar cuál es el tipo de mercado para los productos y subproductos resultantes de la explotación.

Explotaciones familiares

La lombricultura familiar puede realizarse tanto en el interior como en el exterior de la vivienda (terrazas y jardines). Este sistema de producción doméstica puede realizarse tanto en cajones como en tolvas, en un espacio reducido, el cual permite una producción continua de compost.

La lombricultura doméstica puede aprovechar una fracción importante de los residuos orgánicos transformándolos en un abono de excelente calidad para las plantas del hogar.

Cría en cajones
La cría doméstica más sencilla es empleando cajones de madera o de polietileno (con orificios en el fondo).

lombrices 13 ejemplo camas

En primer lugar se colocan las lombrices en un extremo del cajón, depositando una pequeña capa de basura al costado. La basura que se agrega diariamente no requiere acondicionamiento previo, si es importante cubrir siempre los residuos con una capa de tierra o de lumbricompuesto para evitar el ingreso de insectos y para incorporar bacterias que aceleren la digestión.

Hasta tanto las lombrices no se hayan desplazado al sector de la basura no es conveniente cubrirlas con más desechos para evitar perjudicarlas con el calor de la fermentación.

Es importante que los cajones no estén expuestos a pleno sol ni a la voracidad de los pájaros. La basura debe agregarse gradualmente junto al núcleo inicial de lombrices, sin cubrirlas. Esto recién se puede hacer cuando las lombrices estén aclimatadas y se puedan desplazar por una buena parte del cajón.

Durante el proceso de cría los cajones deben regarse regularmente pero no en demasía. Si el cuidador debiera ausentarse por algún tiempo prolongado, debe suministrar la cantidad de alimento requerido y asegurar la humedad del material.

Una vez lleno el cajón, se comienza otro, tomando para la siembra de lombrices algunos ejemplares del primer cajón.

Cuando la basura de los cajones se transforme en una masa oscura, es tiempo de retirar las lombrices. Para ello se extiende sobre el medio de cría una capa de 5 cm. de estiércol o cualquier otro residuo que sea del agrado de los animales. Al cabo de unos días las lombrices suben a comer y pueden ser retiradas.

El humus puede conservarse en cajones, bolsas u otro tipo de recipiente donde pueda mantener una humedad de 30- 40% y pueda ingresar un poco de aire.

Las lombrices que se extraigan sirven para iniciar nuevos cajones, o bien para pesca, alimento para animales, harina, etc.

Explotación Intensiva

La lumbricultura intensiva se realiza en una estratificación de material orgánico descompuesto que recibe el nombre de cuna, cama o lecho, sobre la cual se incorporan las lombrices. Las cunas pueden estar en el interior de galpones o invernáculos, método muy utilizado en Europa, o al aire libre.

Cuando se crían lombrices californianas a la intemperie es muy importante ubicarlas en un lugar sombreado ya que la temperatura en estos sitios en más baja que a plena exposición solar. Deben protegerse además contra la acción de los vientos fuertes y en un terreno no inundable.

Para la producción de sombra quedan descartados los árboles resinosos (pinos) y aquellos que contengan tanino (nogales, castaños) ya que sus hojas al caer y ser consumidas luego de descompuestas, resultan tóxicas para las lombrices. En el caso de instalar las cunas bajo la copa de árboles frutales, deben evitarse los tratamientos con insecticidas ya que los mismos productos o las hojas tratadas que caen sobre los lechos, perjudicarían a las lombrices.

Las raíces de los árboles empleados para brindar sombra a las cunas tienden a introducirse en ellas buscando agua y nutrientes. Esto es un verdadero trastorno porque disminuye la humedad en las cunas y la calidad del humus. Una solución transitoria es la colocación de una banda de polietileno de alta densidad en el fondo de la cuna, aunque con el tiempo se perfora y las raíces encuentran nuevamente su camino.

El Terreno

Para iniciar una explotación de lombrices al aire libre, con futuro comercial, se requiere de un terreno cercado, con disponibilidad de agua abundante y de buena calidad.

El terreno para establecer la cría de lombrices debe estar ubicado en una zona donde sea fácil encontrar las sustancias orgánicas, base de la alimentación y en un lugar accesible por buenas vías que permitan el ingreso de las materias primas cuando sea necesario y el retiro del producto elaborado mediante vehículo.
La explotación intensiva de la lombriz roja, de acuerdo con las experiencias de algunos lombricultores, se puede realizar en aquellos terrenos de baja fertilidad preferiblemente con desnivel y buen drenaje.

El terreno debe poseer una ligera pendiente para que el agua de lluvia se escurra con facilidad.

Preparación de los Lechos o Camas

Como dijimos anteriormente, las cunas, lechos o camas pueden ser simples montículos alargados sobre el suelo, de forma rectangular, formados por el alimento para las lombrices. O pueden estar delimitados por madera, guadua, malla de alambre, placas metálicas, ladrillos, bloques de cemento o cualquier otro material que sirva de contención.

En los lugares de bajas temperaturas y donde la lluvia no constituye un peligro se hacen las cunas en tierra, cavando un pozo de 1 a 1.20 mts. de ancho por 50 cm. de profundidad y el largo requerido.

lombrices

 

En términos generales las dimensiones de las cunas pueden ser de 1 metro de ancho, 40 a50 centímetros de alto y un largo de 2 metros o más, pero sin sobrepasar lo 30 metros con el fin de

facilitar las operaciones de laboreo. La disposición de las camas, su separación y su tamaño tienen mucho que ver con la forma de realizar las labores de producción, si éstas son manuales o con maquinaria.

Otra alternativa válida para la producción de lombrices es la elaboración de camas en forma de troja, construidas a cierta altura sobre el piso, con materiales propios de la región y de bajo costo como: guadua abierta o cañabrava hendida, la cual se reviste internamente con polietileno resistente debidamente perforado en la parte correspondiente al fondo de la cama, para favorecer el drenaje.

lombrices 12 ejemplo camas

 

 

 

 

 

 

 

lombrices 7 produccion casera

 

 

 

 

 

 

 

lombrices 11 ejemplo camas

El uso de cajas o canastillas plásticas como lecho o cama para las lombrices, tiene las siguientes ventajas:

  • Ahorro de mano de obra en un 35%
  • Ahorro de espacio, mínimo en un 40%
  • Fácil manipulación
  • Densidad de población por caja es mayor
  • La cosecha es más productiva en un 40% si se compara con los procedimientos tradicionales
  • No se necesita de infraestructura física para instalarlas
  • Las cajas son durables por lo cual permiten un uso prolongado

 

lombrices 16 caja comercial

lombrices 8 en cajones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Condiciones ambientales para el desarrollo de la lombriz roja californiana

Humedad

Debe ser del 70% para facilitar la ingestión de alimento y el deslizamiento a través del material.  Si la humedad no es adecuada puede dar lugar a la muerte de la lombriz. El exceso de humedad origina empapamiento y una oxigenación deficiente.

Las lombrices toman el alimento chupándolo, por tanto la falta de humedad les imposibilita dicha operación.

Temperatura

El rango óptimo de temperaturas para el crecimiento de las lombrices oscila entre 12-25º C; y para la formación de cocones entre 12 y 15º C.
Durante la temporada de temperaturas elevadas, se recurrirá a riegos más frecuentes, manteniendo los lechos libres de malas hierbas, procurando que las lombrices no emigren buscando ambientes más frescos.
Los cambios bruscos de temperatura alteran su función reproductiva y temperaturas inferiores a 10°C reducen su actividad.

pH

El pH óptimo es 7.

Riego

Los sistemas de riego empleados son el manual y por aspersión.
El manual puede ser con manguera  o con regadora, dependiendo del tamaño del cultivo.
El riego por aspersión requiere mayor inversión, habiendo diversas modalidades según su disposición en los lechos.
Si el contenido de sales en el agua de riego es muy elevado se ocasionará una disminución en el valor nutritivo del vermicompost.
Los encharcamientos deben evitarse, ya que un exceso de agua desplaza el aire del material dificultándose la respiración de las lombrices y provocando fermentación anaeróbica.

Aireación

Es fundamental para la correcta respiración y desarrollo de las lombrices.
Si la aireación no es la adecuada el consumo de alimento se reduce; además del apareamiento y reproducción debido a la compactación.

El sustrato o alimento para las lombrices

El sustrato colocado en el lecho es la base alimenticia de las lombrices, las cuales lo transformarán en humus. Este sustrato debe contener vitaminas y minerales esenciales para asegurar su crecimiento y desarrollo.

El sustrato constituye la base del lecho y puede formarse a partir de una mezcla de materiales orgánicos, mejor si son ricos en celulosa. En este material se colocarán las lombrices lo cual obliga a utilizar únicamente materiales ya descompuestos, de tal manera que la temperatura interior del material sea la adecuada para las lombrices.

Los materiales orgánicos útiles en la alimentación de lombrices son muy variados, destacándose entre otros:

  • Restos de podas de árboles y jardines.
  • Materiales orgánicos de basuras urbanas.
  • Residuos vegetales procedentes de explotaciones agrícolas.
  • Residuos agro-industriales.
  • Estiércol de especies domésticas.
  • Frutas y tubérculos no aptos para el consumo.
  • Desperdicios vegetales de la cocina.
  • Fangos de depuradoras.

El sustrato puede construirse a partir de materia orgánica, estiércol, papel, cartón picado y en general toda clase de material vegetal seco (cascarilla de arroz, viruta de madera sin resinas ni taninos, hojas secas, etc.) y debe reunir las siguientes características, independientemente de las sustancias que lo conformen: 

  • Tener un pH no inferior a 6 ni superior a 8. De la alcalinidad y acidez del sustrato depende el éxito de la producción
  • Retener la humedad.
  • Mantenerse poroso, si es demasiado apretado las lombrices no pueden tomar el oxígeno a través de su piel, se vuelven inactivas y presentan una coloración rojo oscuro.
  • Libre de sustancias químicas como insecticidas, fungicidas y herbicidas.
  • Tener bajo contenido de proteínas y fósforo.
  • En general el sustrato es estiércol fresco, este, debe dejarse madurar mínimo 15 días antes de realizarse la siembra de las lombrices para evitar altas temperaturas y liberación de gases que son nocivos para ellas. 

Recomendaciones para la utilización de los distintos materiales como alimento

Es apenas lógico pensar que la alimentación de las lombrices se basará preferiblemente en aquellos residuos o materiales más fácil de conseguir en cada localidad. Conviene sin embargo tener en cuenta algunas precauciones en el uso de algunas de las fuentes de alimento:

  • No deben utilizarse virutas o restos de madera procedentes de especies resinosas ya que el contenido de taninos puede matar las lombrices.
  • Los materiales vegetales verdes como restos de podas de árboles, jardines, residuos de explotaciones agrícolas y vegetales de cocina deben compostarse previamente, antes de ser mezclados con otros alimentos y suministrados a las lombrices. Se recomienda triturar estos materiales verdes para acelerar el proceso de descomposición.
  • Los desperdicios de mataderos (alimentos semidigeridos que se extraen del estómago de los bovinos sacrificados) contienen mucho líquido, por lo que requieren de uno a dos días para escurrir antes de ser utilizados.
  • Cuando el alimento a utilizar es estiércol de corral traído de otras fincas, es conveniente establecer periódicamente si los animales han sido vermifugados. No conviene utilizar el estiércol si aún no han transcurrido por lo menos 30 días de haber sido tratados. Se puede correr el riesgo de afectar a las lombrices con los residuos del purgante presentes en las deyecciones.
  • Los estiércoles de pollos y gallinas o de otras aves de corral no son aconsejables debido a la fuerte acidez ocasionada por la alta temperatura de fermentación (90 grados C), y el largo tiempo requerido para que ésta concluya (12 14 meses), hasta obtener el valor de pH adecuado.
  • El estiércol de cerdo tiene un tratamiento complicado y por ésta razón no se aconseja en principio. Requiere de algún tiempo para su maduración y es muy molesto por los malos olores que produce.
  • El suministro de estiércol de bovino debe mezclarse con residuos vegetales descompuestos con el fin de aumentar el contenido de celulosa.
  • Cuando se suministre papel impreso, la recomendación es desechar aquellos con tintas a color. La tinta negra debe tratar de removerse manteniendo el papel en agua durante unos días. 

Clases de Sustratos

Estiercol:
Todos son excelentes como alimento especialmente el de los herbívoros porque son ricos en celulosa, en carbohidratos y en bacterias que desdoblan y ayudan al proceso digestivo de la lombriz.
En general el estiércol contiene: 

  • 4-20% de proteínas
  • 0,7-2,77% de nitrógeno
  • 30-60% de materia orgánica (celulosa, vitaminas, minerales, etc.)
  • Los estiércoles utilizados individualmente o mezclados con otros y con desechos vegetales, son el alimento más apetecido por las lombrices. 

Estiércol de bovino
Es muy bueno para utilizarlo como substrato inicial y alimento durante la producción. Es de óptimas condiciones y el de más fácil consecución.
Este estiércol presenta una condición de fácil manejo, debido a su menor compactación y acidificación. Contiene enzimas que ayudan a facilitar la acción bacterial al pasar por el tracto digestivo de la lombriz. El contenido de nitrógeno depende del tipo de alimentación suministrado a los animales, ya sea forrajes, mezcla con leguminosas o con complemento a base de concentrados. Adicionalmente contiene vitaminas y antibióticos que ayudan al crecimiento de la lombriz, por tanto resulta en una excelente fuente de alimentación.
Se requiere de un período previo de envejecimiento entre 15 y 20 días, dependiendo de las condiciones climáticas del lugar en especial de la temperatura, antes de su uso como alimento.
La experiencia demuestra que este estiércol puede ser manejado solo o en mezcla con otros materiales, como desecho de forrajes o restos de vegetales, sin ningún problema. Desde luego teniendo en cuenta las medidas de manejo previas a ser utilizado en la alimentación.

Estiércol de equino
Es óptimo por su alto contenido de celulosa. La principal característica es su alta porosidad que lo hace un material muy accesible al manejo con lombrices. Su contenido nutricional al igual que el de todos los estiércoles depende de la calidad de los materiales consumidos, de lo cual dependerá igualmente al final del proceso la calidad nutricional del humus de lombriz. Con el uso de este estiércol es posible obtener un humus de excelente presentación por su textura.

Estiércol de conejo
Presenta alto contenido de nitrógeno, que puede llegar hasta aproximadamente 2%, esto hace necesario el riego y los volteos frecuentes, previos a su uso como alimento para las lombrices.
Mezclado con materia orgánica, este estiércol, es uno de los alimentos más completos para lombrices. Contiene proteínas, gran cantidad de celulosa, vitaminas y minerales. Además, al ser predigeridos los alimentos por el conejo se ve incrementada la acción bacteriana.

Estiércol de Ovino
Al igual que el de bovino, este estiércol presenta condiciones óptimas para ser utilizado en la alimentación de las lombrices, tanto por su contenido de nitrógeno, como de minerales y vitaminas, y baja acidez. Presenta la ventaja de su fácil manejo y acarreo, debido a su condición textural sólida. Presenta poca humedad, por lo que se requiere aplicar mayor cantidad y frecuencia de riego.
Por su consistencia fina, requiere aditivos como paja, cartón, cascarilla de arroz u otros, para que no se compacte.

Estiércol de aves de corral
Estos estiércoles son ricos en contenido proteico y ácido fosfórico, lo que los hace poco recomendables como alimento para lombrices. Tienden a calentarse aceleradamente por lo que requieren de un período largo de descomposición con riegos y volteos continuos para disminuir la salinidad y contenido de gases, principalmente amoniaco que es tóxico a las lombrices. Se deben hacer pruebas para determinar el momento oportuno en el cual puedan utilizarse estos materiales como alimento.

Estiércol de cerdo
No se aconseja en principio por lo complicado de su manejo (producción de mal olor durante la fermentación).Puede utilizarse después que ha sido tratado en estercoleros.

Maduración del estiércol
Cuando la materia prima para la elaboración del alimento de las lombrices es estiércol, éste debe pasar por un período previo de maduración antes de colocarse en las camas o lechos.
Para ello se hace una pila que se mojará y removerá con regularidad hasta que su temperatura baje a 25º C. Este proceso dura entre 20 días y un mes. La temperatura no debe ser mayor de 32ºC ni menor a 15ºC; la óptima es 20ºC.
En los manuales de lombricultura se recomiendan períodos muy largos para la maduración de los distintos tipos de estiércoles. Por ejemplo, 6 meses para el estiércol vacuno y de 12 a 16 meses para el de aves. Este plazo es excesivo para una explotación comercial. Además, después de una maduración tan prolongada queda muy poca proteína a disposición de las lombrices.
Los manuales también desaconsejan mezclar estiércoles de distintas procedencias aunque sean de la misma especie animal, debido a que es muy probable que se encuentren en diferentes fases de maduración. Sin embargo, es recomendable contar con 3 ó 4 tipos de estiércoles para realizar combinaciones que ayuden a reducir el tiempo de maduración y a mejorar la composición del alimento.
Lo aconsejable es una maduración breve, máximo un mes y luego si hace falta, agregar algún residuo vegetal (10-20%) como cáscaras de cereales, viruta o pasto picado para disminuir la fermentación una vez que el material es colocado en las camas.

El sustrato es el elemento de mayor importancia dentro del cultivo de lombrices, puesto que si lo entregamos estabilizado, aseguramos la reproducción de nuestro pie de cría y en poco tiempo lo habremos multiplicado y obtendremos buenas cosechas de humus.

Otros materiales que pueden utilizarse como sustrato
Además del estiércol se puede utilizar, como alimento para las lombrices, cualquier material de origen orgánico como: pasto seco, corteza de árboles, hojas secas, virutas de madera sin tratar, cascarilla de arroz, pulpa de café, papel, cartón, etc., ), los cuales se deben suministrar previamente compostados. 

Factores a tener en cuenta en la preparación y manejo del sustrato

El sustrato se constituye en hábitat y fuente de alimento para las lombrices, por lo tanto debe reunir unas condiciones ambientales que hagan posible su supervivencia. Se requiere entonces tener control sobre tres aspectos importantes:

Humedad:
La humedad es un factor de mucha importancia que influye en la reproducción. Debe estar entre el 70 y 80%. Una humedad superior al 85 % hace que las lombrices entren en un período de latencia que afecta la producción de humus y la reproducción. Debajo de 70 % de humedad es una condición desfavorable. Niveles de humedad inferiores al 55 % son mortales para las lombrices.

La prueba para medir el porcentaje de humedad en el sustrato se conoce como prueba del puño, la cual consiste en agarrar una cantidad del sustrato con el puño de una mano, posteriormente se le aplica fuerza, lo normal de un brazo. Si el agua se asoma entre los dedos sin gotear se puede asumir que la humedad es la correcta. En cualquier caso es mejor utilizar un medidor de humedad.

Temperatura:
La temperatura es otro de los factores que influyen en la reproducción, alimentación, producción de humus y fecundidad de las cápsulas. Una temperatura entre 18 a 25 grados centígrados es considerada óptima, que conlleva el máximo rendimiento de las lombrices. Debe controlarse periódicamente.
Cuando la temperatura desciende por debajo de 15º C las lombrices entran en un período de latencia, disminuyendo su actividad reproductiva, el crecimiento y la producción de vermicompost. Los cocones (huevos) no eclosionan y pasan más tiempo encerrados los embriones, hasta que se presentan condiciones favorables.

pH:
El pH indica la acidez o alcalinidad del sustrato. La lombriz acepta sustratos con pH de 5 a 8.4, pero mejor si este valor se encuentra entre 6,5 y 7,5. Para determinar el pH del material se puede utilizar un pH-metro o un simple papel indicador.

El primero indica el valor respectivo en una escala numerada, el segundo requiere comparar el color que adquiere la tira de papel al ser puesto en contacto con el sustrato, con una escala de colores utilizada como patrón.
Para la prueba con el papel indicador (papel de tornasol) se coge en la mano una muestra bien húmeda del sustrato preparado; se introduce en ella una tira del papel indicador y se mantiene la mano cerrada durante 20-30 segundos. Transcurrido este tiempo se extrae la tira de papel y se deja que pasen otros 20-30 segundos. Se podrá observar que la tira de papel ha cambiado de color y es entonces cuando podrá compararse el color obtenido con los diferentes colores muestra que están representados en el empaque donde viene contenido el papel indicador.

En la gama respectiva, a cada color corresponde un valor distinto de pH y viene acompañado de una cifra en números (de 0.5 a 13 ) lo cual permite determinar el valor aproximado del grado de acidez o de alcalinidad del sustrato.
El valor del pH de nuestro producto debe estar comprendido entre 6,5 y 7.5 siendo el óptimo 7,0 ó sea pH neutro, es decir, exento de acidez.

La preparación del sustrato debe hacerse mediante fermentación aerobia. Esta fermentación es el resultado de la actividad de una serie de microorganismos de diferentes clases. El tiempo que dure la fermentación depende del pH, humedad, temperatura y tipo de sustrato.
El objetivo es que el alimento se estabilice en un pH cercano a 7, humedad del 80 % y temperatura de 18 a 25 grados centígrados.

 

lombrices 17 grana ecologica

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *